c

Cum sociis Theme natoque penatibus et magnis dis parturie montes, nascetur ridiculus mus. Curabitur ullamcorper id ultricies nisi.

1-677-124-44227 184 Main Collins Street, West Victoria 8007 Mon - Sat 8.00 - 18.00, Sunday CLOSED
Seguinos

Deportistas de alto rendimiento

Existe consenso en que es necesario estimular a los niños desde temprana edad para que adquieran como un hábito la práctica de actividad física en su día a día y así evitar el sedentarismo, junto con todos sus problemas asociados, como por ejemplo, la obesidad.

El escenario ideal es que niños y adolescentes practiquen deportes con frecuencia y en esa dirección apuntan los esfuerzos de las autoridades a nivel mundial. Este hábito está muy ligado a la educación, ya que también se deben considerar otros aspectos para mantener una salud en óptimo estado, como la alimentación.

Dentro de ese conjunto de niños y adolescentes que practican deporte, hay un grupo más reducido que dedica más tiempo y esfuerzo en determinadas disciplinas, que deben compatibilizar sus estudios con horas fijas de entrenamiento, puesto que pasa a ser una tarea más dentro de sus responsabilidades.

Bajo esta modalidad, estaríamos hablando de deportistas adolescentes de alto rendimiento, puesto que la exigencia (y probablemente también los objetivos) pasa a un nivel superior que la de sus pares, que solo practican deporte recreativo o por afición.

¿Qué implicancias tiene un deporte de alto rendimiento?

Un deporte de alto rendimiento tiene consigo horas de entrenamiento y exigencias físicas que están por sobre el promedio. Es un estilo de vida basado en la disciplina deportiva, y en el caso de los adolescentes, tal como deben responder con sus responsabilidades escolares, deben hacerlo también con las deportivas.

De hecho, en el caso de los deportistas de alto rendimiento en su etapa adulta (ya dedicados profesionalmente), destinan el 100% de su tiempo a la disciplina a la que se dedican. En el caso de los adolescentes, por lo general cuentan con programas de entrenamiento físico, técnico, táctico, psicológico y nutricional personalizado.

Como es de suponer, los deportistas de alto rendimiento deben considerar un aspecto básico en su rutina: la alimentación. En términos generales, ésta es un pilar fundamental dentro de su preparación, ya que con una pauta alimenticia adecuada, se podrá sacar el máximo de rendimiento a la hora de competir o exigir el cuerpo al límite.

En el caso de los más jóvenes hay que considerar un aspecto adicional: están en pleno proceso de crecimiento, por lo tanto sus necesidades nutricionales no solo deben mantenerlos en condiciones óptimas para el alto rendimiento deportivo, sino que también se debe considerar el aspecto relacionado con el desarrollo en la etapa adolescente.

¿Qué deben considerar en su alimentación?

En general, aún no está comprobado si existe una correlación entre aquellas prácticas nutricionales que son beneficiosas para los adultos, lo son también para deportistas de alto rendimiento en etapa adolescente.

Sin embargo, independiente de la etapa en que se encuentre un deportista de alto rendimiento, la nutrición tendrá un papel igualmente importante. Por ejemplo, es uno de los factores que incide en las lesiones. Con una alimentación adecuada, las probabilidades de padecer una disminuyen. Por el contrario, con una alimentación deficiente, las probabilidades de que se produzca una lesión podría aumentar.

Como hemos dicho, una pauta alimenticia debe ser personalizada para cada deportista, puesto que debe considerar factores inherentes al deportista (edad, estatura, composición corporal) y, desde luego, el deporte que practica. Las demandas energéticas y de nutrientes no son las mismas para un atleta, que para alguien que practica halterofilia.

Sin embargo, sí hay aspectos en los que se debe poner atención y que son generales para todos, por ejemplo, detectar la demanda energética que tiene el joven deportista, y la cantidad de líquido que gasta en sus jornadas de entrenamiento. Ambos factores deben estar claramente identificados, para cubrir ambas necesidades de manera adecuada.

Ahora que sabemos a qué nos referimos cuando hablamos de “deportistas de alto rendimiento” y sus implicancias, podemos entender por qué la pauta alimenticia de un adolescente que entra en esta categoría tiene necesidades nutricionales diferentes a la del resto de sus pares en la misma etapa de crecimiento.

Por otra parte, no se puede “homologar” una dieta de un deportista de alto rendimiento adulto a la de un adolescente. Si bien ambos practican al más alto nivel, también hay que consignar que tienen necesidades nutricionales diferentes.

Por eso, existen profesionales de la salud dedicados a asesorar a deportistas de todas las edades, y los adolescentes no son la excepción, puesto que cada vez hay más entusiastas que comienzan a iniciarse en diferentes deportes a edades más tempranas.